Con cinesiterapia activa nos referimos al tratamiento mediante movimentos activos, entre los que se incluyen ejercicios terapéuticos que hacemos en CRAR.

Según la definición establecida por Taylor en 2007, el ejercicio terapéutico:

  • Es la prescripción de un programa de actividad física que involucra al paciente en la tarea (voluntaria) de realizar una contracción muscular y/o movimiento corporal.
  • Tiene como objetivo aliviar síntomas, mejorar la función o mejorar/mantener/frenar el deterioro de la salud.

Tipos de cinesiterapia activa y sus objetivos

La cinesiterapia activa tiene una serie de objetivos generales. Los más relevantes son:

  • Mejorar:
    • El arco de movilidad activo y pasivo.
  • Reeducar la marcha.
  • Pérdida de peso.

¿Sabías que existen 3 tipos de cinesiterapia activa? Estos tipos son:

  1. Asistida: el paciente necesita ayuda por parte del terapeuta.
  2. Libre: el paciente es capaz de realizar los ejercicios sin la necesidad de recibir asistencia.
  3. Resistida: se añade una resistencia al ejercicio para incrementar su exigencia.
La cinesiterapia activa y el control neuromotor en CRAR

Cómo planteamos los planes de cinesiterapia activa en CRAR

Para evitar recidivas o un empeoramiento de las lesiones que provocan pérdida de función y alteración de los patrones motores es necesario instaurar un plan de rehabilitación.

1. Determinar el tipo de paciente

En nuestro Centre de Rehabilitació Animal de Referència recibimos pacientes de toda índole: deportivos, geriátricos, ortopédicos, neurológicos, etc.

Lo más importante es realizar una buena anamnesis y conocer perfectamente su historial para definir un plan de cinesiterapia activa totalmente personalizado y adaptado a sus necesidades.

Durante esta visita en la que se realiza la evaluación funcional, en CRAR aprovechamos para enseñarle al propietario algunos ejercicios para que pueda seguir trabajando desde casa. Además, estos ejercicios se van modificando a medida que avanzamos en las sesiones previstas en el plan de cinesiterapia activa.

En este vídeo puedes ver dos de estos ejercicios que enseñamos a los propietarios:

2. Conocer su diagnóstico, tratamiento previo, fase de la cicatrización…

Con el objetivo de tener claro su historial, tenemos un contacto continuo con su centro veterinario y especialmente con el veterinario responsable de su caso para no perdernos ningún detalle.

Si eres un centro veterinario y quieres referirnos un caso pero no tienes claro cómo funcionamos, haz clic en este enlace para descubrirlo.

3. Fijación de objetivos

En esta fase establecemos objetivos finales y objetivos intermedios (para cada fase).

Para lograr el objetivo final (que, en la mayoría de pacientes, suele ser restaurar la funcionalidad y/o evitar recidivas) es imprescindible plantear pasos intermedios.

Para lograrlo, en CRAR dividimos el plan de cinesiterapia activa en fases que nos permiten ir mejorando paso a paso, con unos objetivos cada vez más ambiciosos.

La cinesiterapia activa y el control neuromotor en CRAR

4. Selección del tipo de ejercicio terapéutico más adecuado

Existe una gran variedad de tipos de ejercicios terapéuticos. En función del parámetro analizado, los ejercicios se pueden clasificar en base a:

  • Tipo de contracción muscular. Se pueden dividir en:
    • Dinámicos: concéntricos o excéntricos.
    • Estáticos: isométricos.
  • Actividad. Se clasifican en cadena abierta y cadena cerrada (estos últimos presentan mayores beneficios funcionales).
  • Objetivo. Según cuál sea el objetivo que perseguimos en CRAR, estos ejercicios se pueden distribuir en:
    • Propiocepción y/o control neuromotor.
    • Resistencia: se trata de ejercicios de larga duración pero con baja intensidad.
    • Fortalecimiento muscular: en este caso son ejercicios de corta duración y alta intensidad. Los que producen contracciones musculares isométricas permiten obtener mejores resultados.
    • Reeducación de la marcha: el objetivo es cambiar un patrón motor incorrecto, modificarlo y corregirlo para crear el patrón adecuado.
    • Reeducación postural.
    • Flexibilidad.

5. Identificar el estado del paciente

Para determinar cuál es el plan de cinesiterapia activa más adecuado para cada paciente, es necesario determinar su capacidad para realizar estos ejercicios.

Para determinarlo, en CRAR examinamos su estado sanitario gracias a la colaboración del veterinario referidor.

En el caso de la cinesiterapia activa es especialmente importante conocer el estado de los sistemas cardiovascular y respiratorio, así como posibles alteraciones cutáneas si nos planteamos incluir la hidroterapia en el plan.

La cinesiterapia activa y el control neuromotor en CRAR

6. Seguimiento

A pesar de plantear un plan inicial de cinesiterapia activa, en CRAR nos adaptamos a la evolución de cada paciente. Así, el plan es totalmente dinámico y lo vamos modificando (en cuanto a tipo de ejercicio, intensidad, frecuencia…) para adaptarnos a sus cambios.

Además, también advertimos al propietario sobre la posible aparición de «agujetas» (técnicamente conocidas como DOMS o dolor muscular de aparición tardía) durante las primeras 24-48 horas posejercicio. Suelen aparecer principalmente en ejercicios que incluyen contracciones isométricas (como es el caso de ejercicios de fuerza o de ejercicios de tipo anaeróbico).

Por otro lado, es muy importante tener en cuenta estos 2 factores:

  • Si se produce un empeoramiento del estado del paciente después de una sesión de cinesiterapia activa, es necesario:
    • Suspender la actividad durante 3-7 días.
    • Reiniciar los ejercicios al 50 % de la intensidad de la última sesión.
  • Es importante que el aumento de la intensidad se fije en aproximadamente un 20 % cada semana.

¿Cómo monitorizamos la evolución objetiva del paciente? En CRAR realizamos mediciones del PROM (goniometría) y AROM (análisis cinemáticos), de contornos musculares, de grosor articular… Todo ello sin olvidarnos de los cuestionarios.

Ejemplos de ejercicios terapéuticos en un plan de cinesiterapia activa

A continuación te describimos algunos de los ejercicios terapéuticos que realizamos en CRAR en función de cuál es el objetivo que perseguimos con el plan de cinesiterapia activa:

  • Si el objectivo es mejorar la propiocepción, algunos de los ejercicios más adecuados son los balanceos en cuadrupedestación, el balón terapéutico, superficies con texturas, plato de Bohler, etc.
  • Si lo que perseguimos es una reeducación de la marcha, nos centramos en realizar ejercicios en la cinta (terrestre o subacuática).
  • Cuando la fuerza es nuestro objetivo final, planteamos ejercicios isométricos de carga de peso, sentadillas, tracción con gomas, cuestas, pesos,…
  • Si queremos trabajar la resistencia usamos la cinta terrestre, la hidroterapia o la carrera continua.
  • Finalmente, si lo que buscamos es mejorar la flexibilidad, nuestros ejercicios base son las serpentinas, los estiramientos laterales, la flexo-extensión de la columna, etc.