Una de las terapias del Centre de Rehabilitació Animal de Referència (CRAR) que tiene más éxito entre los propietaris y en las redes sociales es sin duda la terapia láser.

¿Cómo funciona esta terapia?

Durante la terapia con láser, la luz láser infrarroja interacciona con los tejidos a nivel celular y produce un aumento del metabolismo dentro de la célula, la cual cosa mejora el transporte de nutrientes a través de la membrana celular.

Además, se incrementa la producción de energía celular (ATP), generando una cascada de efectos beneficiosos, con aumento de la función y salud celulares.

Los cromóforos presentes en los tejidos son los que absorben la luz del láser en forma de fotones. Más allá de eso, hay diferentes mecanismos implicados que necesitan ser estimulados y eso se consigue gracias a sistemas que permiten una gran variedad de longitudes de onda y frecuencias.

Las frecuencias más utilizadas en terapia láser veterinaria

La frecuencia a la que se trabaja con la luz láser varía en función de cuáles son los efectos que se quiere conseguir:

INDICACIÓNFRECUENCIA DE PULSO (HZ)
Dolor/Neuralgia2-100
Bioestimulación (tejido conectivo)500 – 700
Inflamación (tejido muscular)2.500 – 5.000
Infecciones (heridas abiertas)>10.000

Las longitudes de onda determinan la profundidad de penetración en el tejido y se dirigen específicamente a los cromóforos beneficiosos para estimular la reacción fotoquímica:

  • 660 nm: esta longitud de onda, a la cual la melanina absorbe muy bien, asegura una gran dosis en la región superficial. La terapia con láser tiene resultados increíbles en la cicatrización de heridas y la regulación de tejido cicatricial ya que inhibe las bacterias y promueve el crecimiento celular.
  • 800 nm: este es el pico de absorción de la enzima terminal de la cadena respiratoria, la citocromo c oxidasa, que determina la eficiencia con la cual la célula convierte el oxígeno molecular en ATP. La absorción de fotones acelera la actividad mitocondrial y, por lo tanto, aumenta la producción celular de ATP. En torno a los 800 existe una ventana terapéutica de absorción, necesaria para un efecto biológico.
  • 905 nm: a más velocidad se libera el oxígeno al torrente sanguíneo, más combustible tiene la célula para llevar a cabo todos sus procesos naturales de reparación. Esta longitud de onda coincide con el pico de la hemoglobina que, cuando absorbe esta radiación, aumenta la cantidad de oxígeno que utiliza como combustible celular.
  • 970 nm: el agua de la sangre absorbe muy bien los fotones a 970nm y entonces toda la energía se convierte en calor. Estos puntos calientes localizados en profundidad crean gradientes de temperatura a nivel celular que estimulan la microcirculación local y proporcionan más combustible (oxígeno) a las células.

¿Qué efectos tiene la terapia láser?

La terapia láser tiene efectos a tres niveles diferentes:

  1. Efectos primarios o directos: dentro de este grupo entran los cambios a nivel bioquímico, bioeléctrico y bioenergético.
  2. Efectos indirectos: locales, regionales o generales. Aquí se incluye el estímulo de la microcirculación y el trófico celular.
  3. Efectos terapéuticos generales: antialérgico, antiinflamatorio, bioestimulante, antiedematoso y normalizador circulatorio.

Efecto analgésico

Ser capaz de mantener la normalización del potencial de membrana es una de las acciones necesarias para que no se transmitan estímulos dolorosos. Para evitar la despolarización de la membrana es necesario activar la bomba de sodio, que requiere ATP para funcionar.

Gracias a este efecto, se liberan sustancias preformadas (como endorfinas) y se reducen los niveles de sustancia P (neuropéptido responsable de la transmisión del dolor). Esto provoca un aumento en el umbral de dolor.

Estimulación de la microcirculación

La red capilar se abre y se cierra gracias al rendimiento del esfínter precapilar. La terapia láser tiene una acción indirecta sobre este esfínter a través de mediadores químicos que lo paralizan: por lo tanto, permanece abierto constantemente.

El hecho de que el esfínter permanezca abierto provoca una mejora en la troficidad debido al aumento de nutrientes y oxígeno,la eliminación de catabolitos y la contribución de los elementos defensivos.

Control de inflamación

Este efecto de la terapia láser es muy interesante en pacientes que no toleran AINEs o córticos y también en los casos en que los propietarios buscan un tratamiento alternativo.

No se trata de un antiinflamatorio, sino de controlar el proceso reduciendo los niveles de mediadores de inflamación como las prostaglandinas PGE2 e IL-1, así como la expresión del ARNm de COX-2. Lo que provoca es la eliminación del estancamiento local gracias a la estimulación del sistema linfático.

Acción cicatrizante y regeneradora

El aumento en la producción de ATP mitocondrial provoca un aumento en la velocidad mitótica que aumenta los procesos de reparación y, en consecuencia, mejora la curación y la angiogénesis.

Además, otros efectos observados son:

  • Aumento de la velocidad de regeneración de las fibras nerviosas dañadas.
  • Estímulo hematopoyético.
  • Aumento de la troficidad cutánea.
  • Activación de los fibroblastos: fibras de colágeno T (I) y elásticas.
  • Aumento de la actividad fagocítica: ayuda a desintoxicar.

Paso a paso de una sesión láser en el CRAR

En este caso, os presentamos a Jana: se sometió a una cirugía para una hemilaminectomía T12-T13 y T13-L1, así como una fijación vertebral.

Lo primero que hay que hacer es calcular el área de tratamiento, siempre enfocando el área de la lesión. Como en el caso de Jana se trata de un área bastante extensa, medimos los dos lados (la región paravertebral derecha y la izquierda).

Al tratarse de una lesión crónica pero bastante profunda y en un paciente de estas características (raza y peso), utilizaremos una dosis de 8 J/cm2.

Para saber la cantitat total de Joules se multiplica el área de tratamiento por la dosis.

El sistema que utilizamos en el CRAR (K-laser) nos permite observar cada fase del tratamiento y las frecuencias utilizadas. La elección de los parámetros la hace el veterinario rehabilitador y se ajustan y modifican en función del paciente: en el CRAR tenemos en cuenta los últimos estudios publicados a la hora de definirlos.

Una vez tenemos la terapia programada, es el momento de que paciente y profesional se pongan las gafas antes de empezar la sesión de terapia láser.

Si el paciente se estresa mucho y la zona a tratar es torácica, com en este caso, se puede plantear la opción de hacer la sesión sin que lleve les gafas puestas siempre y cuando no mire al aparato.

Una vez puestas las gafas, hay que seleccionar el aplicador que se utiliza en la sesión y empezar la terapia.

Es necesarioaplicar el láser exclusivamente dentro del área calculada. Hay varios tipos de aplicación del láser y en este vídeo se puede ver la aplicación en barrido debido a que el láser que tenemos en el CRAR es muy potente. En el caso de utilizar un aparato con menos potencia, la aplicación se puede hacer más lenta o por puntos.

En la pantalla del aparato observamos cómo van avanzando las diferentes fases de la sesión de tratamiento.

¿Qué factores se han de tener en cuenta en el uso de la terapia láser en animales?

Desde el CRAR, queremos recordaros la importancia de tener en cuenta estos tres factores a la hora de aplicar este tipo de terapia en Veterinaria:

  • Penetración: el objectivo es que la energía llegue a la suficiente profundidad como para estimular los tejidos e intensificar los procesos de curación y regeneración. Los puntos clave que determinan la penetración del láser son la longitud de onda y la potencia.
  • Potencia: a mayor potencia, mayor penetración y, por lo tanto, menor tiempo de tratamiento.
  • Reflexión: cuando la luz láser choca contra una superficie, parte de la luz es absorbida y otra parte es reflejada (en función del ángulo de choque y las características de la materia). Es muy importante tapar o quitar las mesas de exploración, los objetos metálicos, espejos, etc.

Finalmente, nos gustaría recordar que, para que la terapia láser funcione, se deben tener en cuenta todos estos parámetros y saber adaptarlos a cada paciente. En el CRAR no nos fijamos en los programas que vienen establecidos por las máquinas sino que los que utilizamos son programas personalizados.