Este mes en el blog de CRAR – Centro de Rehabilitación Animal de Referencia, especialistas en fisioterapia veterinaria en Barcelona, queremos hablar de una nueva terapia, la terapia neural, que hemos incorporado en nuestros servicios gracias a Pilar Ortiz, una de las nuevas veterinarias rehabilitadoras de CRAR.

La terapia neural es un método terapéutico con una visión integrativa y holística.

  • Medicina integrativa, por la capacidad de poder combinarse con otras terapia.
  • Holística, porque tiene un enfoque del paciente y de la enfermedad como un proceso multifactorial.

¿De donde proviene la terapia neural?

Los inicios de la terapia neural están en la doctrina llamada «Nervismo».

Esta doctrina nació de los trabajos realizados por Pavlov y la desarrollaron varios autores rusos como Speransky y Sechenov.

Las bases teóricas del Nervismo determinan que:

  • El sistema nervioso coordina e integra todos los procesos fisiológicos y patológicos del organismo.
  • Determina el comportamiento de los seres humanos y de los animales en su relación con el ambiente.
  • Observa el sistema nervioso como un sistema integrado donde si se infringe una lesión en un punto del sistema, esta se reflejará en todas las partes de él mismo.

En la primera mitad del siglo XX se empieza a desarrollar la técnica y la práctica de la terapia neural en la escuela alemana de los Huneke.

¿Qué es la terapia neural y para qué sirve?

La terapia neural es un método terapéuticoque ejerce su acción mediante la aplicación de anestésicos locales a bajas concentraciones en forma de inyecciones en unas zonas concretas del cuerpo. Estas inyecciones no tienen una finalidad anestésica, si no terapéutica.

Las vías por las que la terapia neural actúa, se siguen investigando, pero lo que sí se sabe es que el tratamiento, mediante inyecciones de procaína, puede alterar la electrofisiología y cambia el tono del sistema nervioso autónomo.

La Terapia Neural puede ser efectiva para muchas patologías, incluyendo dolores de articulaciones, atopia, desórdenes inmunomediados, problemas gastrointestinales, enfermedad renal, problemas hormonales (hipotiroideos, Cushing, etc.), trastornos neurológicos y otras afecciones.

El paper del sistema nerviós autònom a la teràpia neural

El enfoque de la terapia neural se centra en los mecanismos reguladores que involucran el sistema nervioso autónomo, donde intenta proporcionar y conservar el estado de homeostasis, entendido como un entorno físico y químico estable. Por esta razón a menudo también se conoce como “terapia de regulación”.

En algunos casos, el deterioro sistémico de la función del sistema nervioso autónomo hace que no haya una regulación adecuada del organismo y desencadena alteraciones electroquímicas de larga duración en los tejidos y produce síntomas diversos en otras zonas del organismo.

Aunque hay que tener en cuenta que no toda la regulación se produce a nivel del sistema nervioso autónomo. El organismo cuenta con numerosos sistemas, desde el plan celular hasta el sistémico.

¿Cómo se realiza la terapia neural?

Como ya hemos comentado antes, el profesional veterinario aplica inyecciones de procaina en unas zonas muy concretas. Estas zonas se determinan después de una valoración detenida del paciente donde se incluye también su historia de vida.

Mediante estas inyecciones estimulamos los mecanismos del organismo para regularse, sin alterar los procesos biológicos y fisiológicos naturales.

La procaina presenta un potencial de membrana alto que repolariza y estabiliza el potencial de membrana celular afectado. Además, es un anestésico local con tiempo de vida corto, baja toxicidad, simpaticolítico y con efecto antiinflamatorio, antibiótico y antineoplásico.

Estas aplicaciones pueden ser únicas o diversas, en la superficie de la piel, en cualquier parte del cuerpo o en el sistema ganglionar del organismo. Se busca la proximidad de los nervios, siguiendo los de la musculatura corporal o los relacionados con las vísceras (pulmón , hígado, intestino, vejiga, etc.).

Los resultados de la terapia neural pueden ser variables, todo dependerá del paciente y de su ambiente:

  • Pueden ser definitivos.
  • Mantenerse durante un tiempo y después volver a aparecer con el mismo cuadro clínico u otro diferente.
  • Ocasionalmente, los síntomas del paciente pueden empeorar temporalmente o mostrar nuevos síntomas, generalmente presentados con anterioridad por el paciente. Esto puede ser debido a la existencia de otro“campo de interferencia”que hay que detectar y tratar.
  • Otras veces, no se observan cambios y hay que repetir y/o replantearse los lugares de aplicación.