Caso realizado por Eva Vidal, veterinaria rehabilitadora de CRAR

Este mes en el blog de CRAR – Centro de Rehabilitación Animal de Referencia, especialistas en fisioterapia veterinaria en Barcelona queremos compartir el caso de un gato de 16 años con osteoartrosis felina que le produjo dolor crónico durante 4 años.

Nice es un gato europeo sénior, con un historial muy parecido a la de muchos de tus pacientes felinos:

  • Problemas de movilidad con cojera y dolor generalizado desde hace 4 años.
  • Cistitis idiopática.
  • Exodoncies por gingivoestomatitis crónica.
  • Soprepeso.

El Centro Veterinario Mivet Gran Vía diagnosticaron a Nice de osteoartrosis en las extremidades anteriores, codos y carpos. Se hicieron tratamientos con AINEs hasta que se alteraron los valores de SDMA, desde entonces estaba tomando buprenorfina pero lo dejaba muy adormilado y no controlaba del todo el dolor, por el que decidieron referirnos el caso para hacer tratamiento multimodal.

La incidencia de OA felina es del 40%, pero tan solo se diagnostican la mitad de los casos, y solo se llegan a tratar un 13%.

El dolor articular en la especie felina no suele producir cojeras, el más común son cambios en su comportamiento: duermen más, interaccionan menos, suben y bajan de zonas altas con dificultad, aumentan las conductas agresivas…

Sus cuidadores atribuyen estos cambios a la misma edad y no a la presencia de dolor. Además, se tiene que tener en cuenta que los gatos son especialistas en camuflar el dolor o los signos de enfermedad para no ser presa de los depredadores. Es preciso pues, reconocer las manifestaciones de dolor crónico para poder diagnosticar e iniciar una terapia multifactorial individualizada a las necesidades del paciente.

Primera valoración funcional

  • Examen neurológico: Estado mental alerta, reflejos espinales y sensibilidad en extremidades posteriores buenos, no hay ataxia, respuestas posturales en extremidades posteriores correctas.
  • BCS: 8/9
  • Dinámica: Cojera 1/6 extremidad anterior derecha, acortamiento leve del paso de la extremidad posterior derecha y rigidez de la columna al paso.
  • Estática: En estación desplaza extremidad posterior derecha un poco hacia caudal, leve atrofia muscular extremidad anterior derecha. Movilizaciones cervicales correctas, posición cola y cabeza buena. Molestia a la movilización dorsal de la cola, dolor a la zona lumbar y cadera derecha. Buen ROM general EEPP y EEAA.

Objetivos

  • Mantener el ROM de las articulaciones.
  • Control dolor e inflamación.
  • Aumentar trofismo muscular.
  • Control de peso.

Plan de rehabilitación

En este caso propusimos 1 sesión semanal con radiofrecuencia o láser, adaptándonos al paciente.

A Nice no le gustó al principio tanta manipulación, por lo tanto adaptamos el plan de rehabilitación y pasamos a hacer láser conjuntamente a TENS. De esta forma redujimos el estrés de tal forma que incluso se quedaba dormido durante la terapia.

La pérdida de peso fue un objetivo prioritario, por el que pautamos ejercicios activos y otras pautas para realizar en casa.

Las terapias de rehabilitación veterinaria que usamos fueron:

  • Laser/Radiofrecuencia:aumenta el metabolismo dentro de la célula, mejorando el transporte de nutrientes a través de la membrana celular. Además, se incrementa la producción de energía celular (ATP), generando una cascada de efectos beneficiosos, cono aumento de la función y salud celulares.
  • TENS-Electroestimulación: electrodos colocados en la piel con efectos analgésicos.

En las rutinas de rehabilitaciónque instauramos en casa es imprescindible la implicación de los tutores, sobre todo en felinos, para conseguir una buena evolución de los pacientes.

Evolución

En los siguientes video puedes ver la situación de Nice antes de empezar la rehabilitación y después.

Nice antes de la rehabilitación
Nice después de la rehabilitación

Cómo has podido ver, mejoró mucho el grado de dolor, se mostraba más activo y tenía más ganas de comida. A més, mostrava més ganes de moure’s, desplaçant-se per tota la casa quan abans estava sempre tombat.

Los tutores de gatos , y a veces también algunos compañeros veterinarios, piensan que la rehabilitación en pacientes felinos no es una opción. Pero la realidad es que sí podemos hacer fisioterapia y, además, es nuestra obligación buscar los tratamientos que ayuden a conseguir el bienestar de nuestros pacientes.

La fisioterapia en la especie felina se tendrá que adaptar a cada caso, igual que en perros, teniendo especial cuidado en aquellas terapias donde el gato es más sensible, como por ejemplo algunas corrientes eléctricas y la hidroterapia.