Caso realizado por Eva Vidal, veterinaria rehabilitadora de CRAR

Este mes en el blog de CRAR – Centro de Rehabilitación Animal de Referencia, especialistas en fisioterapia veterinaria en Barcelona, queremos compartir un caso de neuropatía ciática que tratamos con neuroplasticidad. Es uno de aquellos casos que con muchapaciencia y dedicación consigues resultados, por eso te animamos a que continúes leyendo y lo veas con tus propios ojos.

Mia era una perra hembra de Staffordshire esterilizada de 3,5 años de edad que fue atropellada. En el accidente sufrió un politraumatismo pélvico con: hematoma en L6-L7, luxación sacroilíaca izquierda, fractura sacro S1 con mala alineación S1-S2, fractura de pubis e isquion bilateral.

En el Hospital Anicura Ars Veterinaria decidieron realizar cirugía de columna para eliminar hematoma y evitar compresión medular, y reconstrucción quirúrgica de cadera.

Después de la cirugía la función motora y sensibilidad del nervio femoral, que anteriormente estaban afectadas, se recuperaron, pero el nervio ciático no tenía función motora ni sensorial. En consecuencia, la extremidad posterior izquierda era afuncional ya que se generaba un movimiento errático.

Mia, para compensar el problema de la extremidad posterior izquierda, estaba sobrecargando la extremidad contralateral, que hacía unos años había sido operada de rotura de ligamento cruzado.

Ante la duda de la gravedad de la lesión en el nervio ciático, no sabían si había una sección completa o parcial, y teniendo en cuenta que la rodilla derecha estaba predispuesto a sufrir artrosis, decidieron remitirnos el caso para realizar terapia de rehabilitación.

Vamos a repasar la clasificación en 3 niveles del daño nervioso:

Neuropraxia: es el daño menos severo del nervio puesto que con el tratamiento adecuado se puede revertir.
Axonotmesis: el tejido conectivo está intacto pero los axones se encuentran parcialmente destruidos. El nervio presenta falta de función motora, dolor e incapacidad de estirar la extremidad. Muy frecuentemente se observa atrofia muscular.
Neurotmesis: es el daño más grave y muchas veces irreversible. Se da una destrucción total de los axones y el tejido conectivo.

El tiempo de recuperación de una neuropraxia puede llevar de horas a meses, una axonotmesis necesita meses y en el caso de una neurotmesis la recuperación no es posible sin cirugía.

Para poder diferenciar en qué nivel de neuropatia se encuentra el paciente, nos basaremos en la presencia o no de reflejos y dolor superficial. Además, podemos realizar electromiografías y estudios de conducción nerviosa para evaluar el grado de la lesión y poder predecir la recuperación.

Primera valoración funcional

  • Estática:En estación, a veces, apoyaba un poco de peso en EPI, cola con tendencia a lateralitzar hacia la izquierda con leve hipotonía de aquel lado, resistencia a la movilización dorsal de la cola y molestia a la extensión cadera izquierda. Movilizaciones cervicales y de las extremidades anteriores sin anormalidades. Hipotonía músculos flexores rodilla, mantenía tono en extensores rodilla y flexores cadera. Engrosamiento cápsula articular rodilla EPD, cajón + EPI por hipotonía muscular. Edema e inflamación subcutánea alrededor pelvis izquierda. No dolor TL.
    • Perimetria: EPD 30cm y EPI 28,5cm
    • Goniometria: ROM completo.
  • Examen neurológico: Estado mental alerta, respuestas posturales ausentes en EPI y presentes en EPD. Reflejos espinales presentes en EPI pero disminuidos. Sensibilidad mantenida en dedo II de EPI. Presencia reflejo perineal. Colocamos EMS en el recorrido del ciático a nivel panicular y obtuvimos contracción muscular.

Objetivos

  • Control de dolor e inflamación (cadera EPI)
  • Control cambios compensatorios.
  • Mejorar control neuromotor EPI.
  • Aumentar trofismo muscular de EPI.

Plan de rehabilitación

La recomendación en este caso fue empezar con 2-3 sesiones semanales de láser, electroestimulación, cinesiteràpia pasiva y activa.

Las terapias de rehabilitación veterinaria que usamos fueron:

  • Láser / radiofrecuencia: aumenta el metabolismo dentro de la célula, mejorando el transporte de nutrientes a través de la membrana celular. Además, se incrementa la producción de energía celular (ATP), generando una cascada de efectos beneficiosos, cono aumento de la función y salud celulares.
  • Cinesiterapia activa:tratamiento mediante movimientos activos, que involucra el paciente en la tarea (voluntaria) de realizar una contracción muscular y/o movimiento corporal. Entre ellos están los circuitos cavaletti y otros ejercicios de reeducación postural.
  • Electroestimulación:electrodos colocados en la piel donde administramos impulsos eléctricos que provocan contracciones musculares.

Como es habitual en los casos que tratamos, instauramos rutinas de rehabilitación y neuroestimulación en casa. Es imprescindible la implicación de los tutores en estas rutinas para conseguir una buena evolución de los pacientes.

Evolución

Después de varias semanas no había habido ninguna evolución, ni la movilidad ni la sensibilidad se habían recuperado. Muy probablemente la funcionalidad del nervio ciático no se restablecería y por eso nos centramos en el nervio femoral y la neuroplasticidad.

El músculo más importante que inerva el nervio femoral es el cuadriceps, gracias al cual Mia podía extender la extremidad y cargar peso cuando estaba correctamente colocada en estación, pero como que los músculos que «contrarrestaban» su fuerza no presentaban función motora (puesto que estaban inervados por el nervio ciático), el cuadriceps estaba constantemente activado.

Por este motivo el nuevo objetivo fue modular la actividad del nervio femoral, gracias a la neuroplasticitat, de forma que los músculos inervados no estuvieran constantemente en contracción, sino que permitieran relajar-contraer para conseguir un movimiento eficaz y un paso funcional.

  • Terapia manual y laser en la zona de la fractura para evitar restricciones de movimientos en la cadera y zona sacropélvica que le pudieran dificultar mantener una posición más fisiológica.
  • Cinta terrestre (asistida) para reeducar la marcha, es decir, aprovechar la neuroplasticidad para modular la actividad del nervio femoral y conseguir una marcha lo más funcional posible
  • Corrector propioceptivopara mantener los dedos extendidos y evitar lesiones por arrastre.

Mia sigue viniendo 2 veces por semana para seguir con su rehabilitación y conseguir que mejore todo lo posible, asumiendo que hay déficits que no podrá recuperar, pero que no le sean un impedimento para hacer vida normal y limitar al máximo posible la sobrecarga de la otro extremidad posterior.

En el video puedes ver con tus propios ojos la evolución que ha tenido Mia hasta el día de hoy.

¿Qué es la neuroplasticidad?

La neuroplasticidad es la capacidad del cerebro para reorganizar los patrones de conectividad neuronal, modificando tanto su estructura física como su organización funcional.

El proceso de neuroplasticidad provoca un refuerzo de las conexiones neuronales ya existentes y favorece nuevas interconexiones en respuesta a experiencias ambientales, estímulos sensoriales y entrenamientos cognitivos.


Investigaciones y ensayos clínicos han demostrado que la neuroplasticidad en medicina humana puede ser utilizada para tratar lesiones cerebrales traumáticas, apoplejías, trastornos obsesivo-compulsivos, trastornos del aprendizaje, dolor, algunos tipos de esquizofrenia, TDAH, dislexia y otras afecciones. En medicina veterinaria los usos más frecuentes son recuperación de lesiones neurológicas, como hernias discales, y traumatismos.